CÓMO ENSEÑARLE A TU HIJO A RECUPERARSE MENTALMENTE - Lapi
35
post-template-default,single,single-post,postid-35,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
hijo mente recuperación salud Lapi

CÓMO ENSEÑARLE A TU HIJO A RECUPERARSE MENTALMENTE

 

¿Cómo haces para ayudar a tu hijo cuando lleva una mala racha de jugadas? ¿Cuándo debe enfrentar en repetidas ocasiones a otro jugado que lo está superando? ¿Cómo lo motivas cuando se ha frustrado por no lograr lo que había planeado?

¿Alguna vez has escuchado sobre la resiliencia? En psicología, es la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido, un accidente, etc. En este caso hablaremos de la resiliencia deportiva.

Algunos atletas se recuperan con mayor facilidad que otros. Ya que la resiliencia es una habilidad con la cual “se nace” y no necesariamente se trabaja como cualquier otra habilidad atlética; un padre puede nutrir o disminuir esta semilla de la resiliencia con sus acciones.

 

A continuación, algunas cosas que puedes hacer para mejorar la resiliencia de tu hijo.

 

  • Deja que tu hijo(a) solucione las cosas.

Estoy seguro de que cuando un padre o madre ve a un hijo en apuros su primera reacción es solucionar los problemas. Sin embargo, cuando veas que tu hijo debe enfrentar una dificultad, no saltes a arreglar las cosas y pregúntale ¿Qué cree que daba hacer ante tal situación?

Por medio de las preguntas correctas lograrás guiarlo(a) hacia una solución creada por él o ella misma. En el momento en el que tu hijo(a) se sienta con la capacidad de solucionar problemas también adquirirá la capacidad de regresar al juego o competencia.

 

  • Aplaude su progreso.

Los padres deben tener en mente que un jugador puede mejorar su resiliencia si desde una edad temprana se estimula de una manera correcta. ¿Cómo hacerlo? Debes tener en mente estos tres aspectos y a continuación un ejemplo de cómo aplaudirlos.

Táctica: Me gustó como leíste a la defensiva y colocaste ese pase.

Resultado: Fue un pase perfecto.

Esfuerzo: El entrenamiento extra que estás haciendo está pagando dividendos; ya te veo mejor coordinado.

 

  • Recuerda que los errores son parte del juego.

Si tu hijo(a) le cuesta mucho trabajo recuperarse después de una derrota, recuérdale que no es un reflejo de sus habilidades o capacidades como atleta o persona. Les pasa a todos, incluso a los atletas profesionales. Sin embargo, los que sobre salen sol los que entienden como superar las crisis.

 

Siempre existen historias de grandes atletas que salieron adelante. Utiliza alguna de ellas para motivar a tu hijo.

No es divertido ver a tu hijo sufrir o que se sienta desanimado, pero si nutres su resiliencia, aprenderá a recuperarse por sí mismo en poco tiempo.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.